Este portal no maneja perfiles galleta, pero utiliza la autenticación de cookies para técnica, la navegación y otras funciones. Navegación, usted acepta recibir cookies en su dispositivo. Ver la información de ancho
Italiano Inglés Francés Portuguese Español

8 - LA DIETA MEDITERRÁNEA: DE ANCEL KEYS A NUESTROS DÍAS II

  • Autor: PROF. ELISABETTA MORO

El descubrimiento de la Dieta Mediterránea tiene su comienzo en 1951, cuando Ancel Keys llega a Roma invitado por la FAO. La FAO había organizado un gran congreso para reorganizar la alimentación de la Europa salida de la Segunda Guerra Mundial. Keys es, en ese momento, el más famoso nutricionista y fisiólogo del mundo porque ha inventado la Ración K, la ración alimenticia del ejército americano inicialmente inventada para los paracaidistas pero luego adoptada por todos los soldados por ser comodísima: la Ración K era un paquete de alimentos para sobrevivir un par de días. Ancel Keys no era famoso sólo por esto, sino también por el importantísimo estudio, "The biology of human Starvation", todavía hoy sin igual, sobre los efectos de la hambruna en nuestro cuerpo. Precisamente por estas dos razones, Keys es invitado a presidir la sesión inaugural y se encuentra con todos los colegas que tratan las deficiencias nutricionales: falta de vitaminas, falta de alimentos, falta de proteínas. Él plantea una cuestión: "tal vez nosotros en Estados Unidos tengamos el problema contrario, tal vez nosotros tengamos incluso demasiado, lo que es ahora mismo un gran rompecabezas científico".
El 50% de los varones adultos estadounidenses en 1951 moría de un infarto y en la época todavía no se conocían las causas de esta enfermedad. Cuando Keys cuenta este problema, los científicos no están interesados, lo decepcionan, porque ninguno de ellos entiende que es una grandísima y gravísima epidemia. Sólo una persona lo escucha de verdad: Gino Bergami, un médico napolitano que entiende su importancia, y que explica que en Nápoles raramente hay casos de enfermedades cardiovasculares o de infartos. Keys vuelve a Oxford, donde estaba disfrutando de su año sabático, y vuelve a pensar en el congreso hasta que decide enviarle un telegrama al profesor napolitano preguntándole: "Pero, el dato que me proporcionó ¿es de verdad correcto?". Y Bergami le responde con otro telegrama: "Claro, profesor, pero venga y compruébelo usted mismo". En otro telegrama posterior Ancel Keys dice: "Estamos llegando". En ese "nosotros" está la clave de esta historia porque Ancel Keys se va con su esposa Margaret Haney, una bióloga de la Mayo Foundation. Los dos llegan a Nápoles y comienzan un primer trabajo (1951-1952) de proyección de la población masculina napolitana equivalente a la estudiada en Estados Unidos, es decir, varones adultos entre 39 y 59 años, en particular trabajadores de Italsider (una gran industria del lugar) y vigilantes, o sea, gente de la clase medio-baja. Analizando sus muestras de sangre Ancel y Margaret Keys descubren que el elemento discrepante entre los varones napolitanos y los americanos era el colesterol. Hasta entonces no se sabía cuáles eran los efectos del colesterol: son Ancel y Margaret Keys quienes lo averiguan por vez primera, pero no en solitario, ya que poco a poco en todo el mundo se está empezando a investigar este tema.
En este punto surge una gran cuestión: ¿Qué es la salud? Las personas que en Estados Unidos tienen unos ingresos muy altos tienen problemas de salud mientras que los trabajadores napolitanos tienen una mejor salud a pesar de tener menos dinero, menores condiciones sanitarias y salarios mucho más bajos, ¿por qué razón un rico americano tiene una esperanza de vida más baja que la un trabajador napolitano? En aquellos años, justo después de la guerra, nadie estaba dispuesto a aceptar que comer como lo hacían los napolitanos era la receta para una larga vida, pero Ancel y Margaret Keys así lo creían. Entonces comienzan el mayor estudio epidemiológico de la historia: "Seven country study", de 1957. El estudio sigue siendo importantísimo porque es por el que se han descubierto las cualidades de la dieta mediterránea: 12 mil personas analizadas durante un tiempo muy amplio de en torno a los 35 años. Un estudio longitudinal impresionante para demostrar que la hipótesis de partida era correcta: que la salud también depende de lo que comemos. Los países participantes fueron Italia, los Estados Unidos de América, Finlandia, Yugoslavia, Japón, Países Bajos y Grecia: comparando los estilos de vida de estas naciones, Ancel y Margaret Keys, junto a un gran equipo internacional, descubrieron que la dieta mediterránea es una dieta, un estilo de vida, que alarga la vida.


DietMed - El portal de la dieta mediterránea "es un proyecto de la Universidad de Roma La Sapienza Unitelma Proyecto realizado con la colaboración del Ministerio de Agricultura y Silvicultura -.. Decreto Ministerial n De 93824 30 2014 diciembre.

Viale Regina Elena, 295 - 00161 Roma
Tel. 06 81100288-Fax-06 6792048
PI 08134851008
Política de Privacidad