Este portal no maneja perfiles galleta, pero utiliza la autenticación de cookies para técnica, la navegación y otras funciones. Navegación, usted acepta recibir cookies en su dispositivo. Ver la información de ancho
Italiano Inglés Francés Portuguese Español

15 - EL VALOR SOCIAL Y CULTURAL DE LA DIETA MEDITERRÁNEA: LA CONVIVENCIA

  • Autor: PROF. MARINO NIOLA

Uno de los valores fundamentales de la Dieta Mediterránea, que también como tal ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es la convivencia, es decir, el compartir la comida, el comer juntos, que es lo que hacían los antiguos griegos cuando se reunían en el simposio. No es casualidad que Platón escribiera una obra famosísima, una de las obras maestras del pensamiento occidental, titulada precisamente "El simposio" (o “El banquete”), el compartir, el beber el vino juntos. Plutarco, otro gran pensador griego, decía que "los hombres no se sientan a la mesa para comer, sino para comer juntos": esta frase, que se repite a menudo, tiene hoy aún más sentido porque nuestra alimentación está cada vez más alejada de estos modelos. A menudo comemos solos, rápidamente, a veces incluso mirando a la pared y sin hablar con nadie: en este caso, los alimentos que comemos pueden ser los más saludables del mundo pero no nos harán mucho bien porque falta el elemento fundamental del intercambio, del compartir, del dar (porque la comida es también un regalo), de la hospitalidad, un antiguo valor del Mediterráneo.
El mundo griego, pero también el mundo latino aunque de una manera diferente, tenía el culto de la hospitalidad, porque en el anfitrión estaba el dios oculto. En muchos mitos se cuenta precisamente esto: Zeus o los otros dioses se presentan a los hombres como invitados o mendigos y muy a menudo quien los ahuyenta es castigado, mientras que aquel que los recibe como hermanos es recompensado. Desde este punto de vista, la hospitalidad es un valor fundamental de la Dieta Mediterránea, del estilo de vida mediterráneo que todavía hoy sigue estrechamente vinculado a la convivencia. Y es un valor incluso religioso, un valor evangélico: no es por casualidad que muy a menudo en el Evangelio Cristo diga: "Yo soy un extranjero, he venido de muy lejos y vosotros me habéis acogido", mientras que en otros pasajes se defina "la levadura de la vida" o "la sal de la vida." Todos ellos son elementos que se agregan a los alimentos, que vienen de muy lejos y, desde ese punto de vista, la pareja convivencia-hospitalidad es una especie de algoritmo virtuoso de la Dieta Mediterránea que la UNESCO ha identificado y valorizado justamente. Ahora nos toca a nosotros traducir estos valores que la UNESCO ha considerado Patrimonio convirtiéndolos en paradigmas, en una regla de nuestra vida diaria, y modificando y corrigiendo en la medida de lo posible las relaciones que tenemos con nosotros mismos y con los demás. Sólo si conseguimos hacer de la Dieta Mediterránea una forma de vida y de compartir, de vivir y de convivir, el mensaje de la UNESCO alcanzará plenamente su objetivo.
Esto probablemente constituye, además de un gran reto, una de las oportunidades más realistas ofrecidas a la humanidad de salir de la actual situación de estancamiento y de conseguir alimentar al planeta en el futuro de una manera sostenible, limpia, saludable y justa. Para concluir, si quisiéramos encerrar en una sola frase el significado de la Dieta Mediterránea, del compartir, deberemos resumirlo de esta manera, con el título de un famoso espectáculo teatral y después televisivo: “Aggiungi un posto a tavola” ("Añade un asiento a la mesa"). La regla de oro de la Dieta Mediterránea es: recuerda añadir un asiento a la mesa.


DietMed - El portal de la dieta mediterránea "es un proyecto de la Universidad de Roma La Sapienza Unitelma Proyecto realizado con la colaboración del Ministerio de Agricultura y Silvicultura -.. Decreto Ministerial n De 93824 30 2014 diciembre.

Viale Regina Elena, 295 - 00161 Roma
Tel. 06 81100288-Fax-06 6792048
PI 08134851008
Política de Privacidad