Este portal no maneja perfiles galleta, pero utiliza la autenticación de cookies para técnica, la navegación y otras funciones. Navegación, usted acepta recibir cookies en su dispositivo. Ver la información de ancho
Italiano Inglés Francés Portuguese Español

11 - EL SENTIDO DE LA COMIDA

  • Autor: PROF. MARINO NIOLA

La Dieta Mediterránea viene de muy lejos: del el mundo griego, del latino y de toda la antigua cuenca mediterránea, y es una dieta que tiene sus raíces incluso en la religión, porque una vez para los hombres la comida fue considerada algo sagrado, un regalo de los dioses. En la base de la Dieta Mediterránea hay tres elementos, la llamada Tríada Mediterránea: el trigo, el aceite y el vino. Cada uno de estos tres elementos está relacionado con el don de un Dios.
El trigo se relaciona con la diosa Deméter, que viene de "de-meter", o sea la "madre de todo", la madre de los cultivos, de la vegetación, la diosa más previsora, que tiene el vientre hinchado como una mujer y que produce cada vez una nueva cosecha. El aceite, sin embargo, es un regalo de Atenea, que es hija de Zeus, el rey de los dioses, y es la Virgen por excelencia. Los griegos la llaman Parthenos, que significa "virgen", y esta virgen, curiosamente, nos ha dado el aceite de oliva virgen extra: el aceite, para ser bueno, debe ser virgen extra. Atenea regala el aceite a los hombres a través de una competición con Poseidón, el dios del mar, porque los dos se disputan el patronato sobre la región del Ática (que es la de Atenas) y cada uno de los dos hace un regalo a la asamblea de los dioses, que luego decidirá dando el veredicto final. Poseidón ofrece en Atenas, la ciudad que está a punto de nacer, el dominio sobre los mares, un hermoso regalo dada la posición marítima de Grecia, mientras que Atenea ofrece una rama de olivo y los dioses deciden que es ella quien gana. De esta manera nace uno de los elementos básicos de la Dieta Mediterránea, pero nace también el símbolo de la democracia occidental, de esa ciudad que se ha convertido en un símbolo de la democracia. No es por casualidad que todavía hoy alrededor del acrópolis de Atenas esté el bosque sagrado de los olivos de la Diosa, que bajo ningún motivo se podían tocar y jurando sobre los cuales los jóvenes atenienses se comprometían a defender la patria, como una cosa sagrada.
El tercer elemento es el vino, que es regalado por Dioniso, el dios que viene de lejos, el dios extranjero que llega al mundo griego poniendo un poco de confusión tal y como lo hace el vino trayendo un poco de embriaguez, de renovación, de fermentación, una fermentación divina en todos los sentidos. Precisamente por medio de esta fermentación los hombres conocen otra parte de sí mismos y aprenden a socializar a través del vino. Tanto es así que, en el mundo mediterráneo antiguo, el simposio o banquete, el beber juntos (de "sin posis", que significa beber juntos) era un ritual de socialización, en el que la gente bebía vino mezclado con agua (debido a que no era necesario beber demasiado), algo que se convirtió en el emblema de esa mezcla que es la base de la civilización. Porque incluso la ciudad, la civilización y la comunidad son una mezcla de varias humanidades que se mezclan exactamente como se mezcla el vino. Somos hijos de todo esto: nuestra civilización mediterránea moderna, incluso si en parte ha cambiado, deriva fundamentalmente de esta gran tríada.


DietMed - El portal de la dieta mediterránea "es un proyecto de la Universidad de Roma La Sapienza Unitelma Proyecto realizado con la colaboración del Ministerio de Agricultura y Silvicultura -.. Decreto Ministerial n De 93824 30 2014 diciembre.

Viale Regina Elena, 295 - 00161 Roma
Tel. 06 81100288-Fax-06 6792048
PI 08134851008
Política de Privacidad